lunes, 29 de diciembre de 2008

365 días

Me enseñaron que dar es siempre la mejor opción.
Que a veces simplemente es mejor no confiar aunque quieras seguir creyendo.
Que esperar es siempre una sabia alternativa y si es sentado, mejor.
Que levantarse requiere valor, pero mantenerse firme y en pie, requiere de entereza.
Que no hay luz que ilumine más que la sonrisa de un niño y que el destello aumenta si es tu hijo o hija.
Que el camino que andas lo define la forma en que elijas hacer el recorrido.
Que no importa cuanto quieras si no sabes hacer lo preciso para que suceda.
Que a veces simplemente es cuestión de aceptar que es mejor de la forma en que es y no de otra.
Pero por sobre todas las cosas, estos 365 días me enseñaron a aprender. Un lujo que si queremos, nos podemos seguir dando el resto de los años que nos queden por vivir.
Feliz 2009

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente mensaje, amiga.
Alicia Puello

El camino de Dios siempre conduce al éxito.

Camino siempre con paso resuelto hacia mi progreso, y sueño, inspiro, prometo, trabajo, entrego, confío, supero, alcanzo y excedo mis expectativas, porque así, y tocando con amor a cada persona que cruza mi camino, trasciendo en la medida en que enriquezco la vida de los demás.

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo, concentrándome en transformar lo que es viejo en mi vida para alcanzar grandes metas.

lagitti dijo...

A mí me enseñaron estos 365 días que lo que uno no hace por uno mismo, nadie lo hace. Feliz 2009 amiga!