domingo, 20 de enero de 2008

Dr. House

"La arrogancia hay que ganársela, dime qué has hecho para tener la tuya".

Luego de verlo en su nueva faceta, fue imposible dejar de hacerlo.

Su inusual gracia, cargada de ironía, su extrema sinceridad, los comentarios tan precisos y al mismo tiempo fulminantes, llamaron mi atención de forma casi adictiva, como la mismísima droga que suele utilizar para aliviar el dolor en su pierna.

Ya no sé qué disfruto más, si su constante actitud políticamente incorrecta o su incontrolable mal carácter. Es demasiado perfecto para ser cojo.

En él, siempre prima su capacidad de seducción y un gran sentido de compromiso. Aunque de vez en cuando asume la tradicional y aburrida pose de salvador sabelotodo, adoptada por los de su profesión para demostrar en cada caso su magistral inteligencia.

Conozco pocos como él. Desearía que fueran más lo que, con bastón o sin bastón, se atrevan a ser tan auténticos y, sin importar lo que otros piensen, vayan dejando verdad tras verdad en cada episodio de sus vidas.

Los "houseísmos" son ya famosos, aquí, uno de mis favoritos: "Será difícil, lo sé, porque los políticos tienen la costumbre de no llevarlo puesto". Elemental mi querido Watson… Dr. House, ante un grupo de médicos que atienden un político y le piden abrirle el cerebro…

4 comentarios:

Mariel dijo...

¡Buen regreso amiga! vamos a ver con que más nos sorprendes...

Rosannita dijo...

Buena pluma, Vielka! Qué talento, me gustó! Qué bueno tenerte de vuelta!

Tu escrito me hizo recordar a cierto amigo que quien lo ve diría que la Providencia no fue muy grata con aspecto físico pero dotado de un cerebro y una gran personalidad capaz de dejar hipnotizado a cualquiera ante sus palabras... Realmente un gran personaje!

=D

maribel dijo...

hola vielka vi tu comentario igual que tu me encanta dr house veo todos sus capitulos es unico cuidate bye

lagitti dijo...

a mi madre le encanta, yo aún no logro conectar con él.