sábado, 12 de julio de 2008

¿Qué momento en la vejez te abrigará?

Hace ya 3 años fuí a su último concierto en el Hotel Jaragua, un encuentro que disfruté de inicio a fin. Ahora viene con Vidas, disco considerado el más poético, vital y optimista de todas sus producciones.


Recuerdo que al lanzarlo, leí en El País que Vidas llega tras una larga temporada de retiro y silencio. "Creo que estaba cansado", dijo para explicar su temporal alejamiento. "Eran 10 años y ocho discos y necesitaba parar para tomar aire".

Creo que esa oxigenación le hizo bastante bien. Sin duda alguna, Vidas es uno de sus mejores discos: extremadamente sencillo, natural, sin poses, no le sobra ni le falta nada. Vidas es simplemente buena música y poesía.

Para algunos, Pedro Guerra es aburrido. Otros piensan que le falta morbo, que no tiene esa inteligencia, esa ironía que tiene Drexler, quien le es superior. (Debo admitir que esta última parte es cierta) pero para mí, en buen dominicano, Pedro Guerra tiene un qué se yo, mezclado con un no sé qué.
No tiene nada que ver con su físico, obviamente, pero es una cosa indescriptible que sólo puede tener alguien que al leer una noticia sobre el hallazgo de dos esqueletos abrazados, escriba una canción como 5000 mil años y la defina como "Es lo más parecido al amor eterno".

De esta producción, todo es bueno. Pero mi favorita es Huellas. La cual me hace pensar cada vez que la escucho en cuál será ese momento de vida que me abrigara en la vejez: algún buen recuerdo de mi abuela o de mi madre, uno de mis dos partos, una de esas sonrisas fakes de Cesarín, un te amo mami o un besito "sonao" de María del Mar. Quizás la luna o esa dulce sensación de amarlo todo de una vez, como bien dice la canción:


Cuantas cosas dejan huella/ cuantas cosas se recuerdan/ cuantas brillan en el tiempo aunque no estés.

Cuantos rastros, cuantas cosas/ cuanto al fin es lo que importa/ que momento en la vejez te abrigara.

Un parto, una sonrisa, una ilusión, aquel abrazo, una canción, la lluvia dibujada en el cristal.
Un beso, una caricia, la emoción de aquel encuentro, una razón, la tarde que desgasta la ciudad.

Cuantas cosas dejan huella/ cuantas cosas se recuerdan/ cuantas brillan en el tiempo aunque no estés.

Cuantos rastros, cuantas cosas, cuanto al fin es lo que importa.
Que momento en la vejez te abrigara
La luna y esa dulce sensación de amarlo todo de una vez, las brasas que aún incendian la pasión.
La calle, la cornisa y el balcón, el mapa mudos de tu piel, el fruto merecido del amor.

Cuantas cosas dejan huella/cuantas cosas se recuerdan/ que momento en la vejez, te abrigará.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todas las canciones de ese cd son PRECIOSAS, has escuchadlo Lara? No sabia que venia, desde ahora voy a buscar esos $$$ para ver ese conciertazo. Muy bueno tu escrito.
Aimee P.

Anónimo dijo...

Pedro guerra es horrible, solo le gusta a los ilusos, a los amargados y a los frustrados. Cual de todos eres tu?

lagitti dijo...

Ahora fue que lo vi, que "lunes" estoy. Tamos alla , amiga, estamos alla.

El Mamey dijo...

Un iluso como yo lejos del amargue y la frustración, está encantado con Vidas y espero ansioso el 21 de agosto para ese concierto...

Vielka, qué bien, compartimos la misma opinión sobre Pedro...

Ahora, es verdad que Pedro Guerra fue finalista al Concurso "Más feo que un sobaco" y no ganó porque Toño Rosario sonrió.

El Mamey dijo...

Vielka, si no es demasiada frescura de mi parte, te invito a mi blog que he puesto un post sobre esto de Vidas y Pedrito...

http://www.40limones.com/anmviewer.asp?a=150&z=6

:)