domingo, 18 de mayo de 2008

"No son los años querida, es el rodaje"

Casi 30 años despúes tenemos la oportunidad de volver a encontrarnos con Indiana Jones, esta vez en El reino de la calavera de cristal. Algunos hoy la vieron en Cannes, nosotros tendremos que esperar unas semanas más para reencontrarnos con ese personaje que desde inicio de los 80 nos sedujo en cada aventura emprendida en contra de nazis o gangsters chinos.
14 años de pensamiento, planeación y trabajo. Espero con ansías ver la nueva historia en donde según Spielberg, no trata de mejorar la serie, sino de devolverle la vida.
Dos generaciones vimos las anteriores en pantalla chica (me incluyo, no lo duden) mi primer encuentro con Indy fué con menos de 15 años, cuando varias veces seguidas disfruté en televisión En busca del arca perdida. Más adelante y en menor cantidad de veces disfruté El templo de la perdición y 5 años despúes en pantalla gigante La última cruzada.

Recuerdo que me tomó casi 10 años entender y descifrar las muchas referencias y chistes privados de las historias y valorar esas características propias que muy pocas películas han alcanzado tener.

De todas, mis favoritas siguen siendo la primera y la última: En busca del arca perdida, más que una película era algo así como todo lo necesario perfectamente conjugado. Mi segunda favorita, La última cruzada, (Sí, adoro a Sean Connery) y creo que la búsqueda del santo grial no pudo tener mejor combinación y la historia no pudo lograr un mejor cierre.

Ahora, con lo que promete ser un guión excepcional de David Koepp, un Harrison Ford más mayorcito pero no menos interesante, un presupuesto que supera con creces los anteriores y unos crecidos (en varios aspectos) Spielberg y Lucas, se renueva ese universo único con sus propias reglas: Indiana Jones, para mí, la mejor saga de todos los tiempos.

1 comentario:

lagitti dijo...

Amiga, yo la vi en el cine, la #1. Todavía hoy me acuerdo de la sopa de sesos de mono y de ojos.